Un estudio reciente propone consolidar el elemento medieval parar evitar un deterioro más grave. «Es una estructura que ha sufrido bastante», concluye

 

Torre MalamonedaLa Asociación Cultural Montes de Toledo denunció a finales de octubre de 2021 el abandono de la conocida como torre de Malamoneda, en el término municipal de Hontanar, tal y como informó este diario. A la vez, encargó un estudio al arqueólogo Santiago Rodríguez y a la restauradora Isabel Angulo, quienes detallaron ayer en la puerta del Cambrón el contenido de su propuesta de consolidación de este elemento originario del siglo XIII para atajar el deterioro.

Así lo explicaba ayer a este diario el propio Santiago Rodríguez, quien ha elaborado qaltruistamente un estudio junto con su compañera. «Interesaría consolidar la torre para evitar que siga deteriorándose», apunta el experto sobre un elemento muy conocido en los Montes de Toledo. El yacimiento está localizado a cinco kilómetros del núcleo urbano de Hontanar, cuyo ayuntamiento de apenas 135 empadronados busca financiación para costear la intervención.

El estudio ha supuesto el primer examen moroso de la torre, desprovista de la cubierta y la fachada sur. Esta última había desaparecido ya al menos en el siglo XVIII. La construcción abasteció probablemente al despoblado aledaño. Además, ha sufrido extracciones como la de la inscripción romana incluida entre los fondos del museo de Santa Cruz de Toledo.

«Ha perdido el llagueado de mortero», resalta el arqueólogo toledano de 47 años. Por ello, precisa de una consolidación para garantizar la pervivencia de este elemento medieval. Puede durar 300 años más, pero puede desbaratarse con algún temporal.

«No es un riesgo inminente de caída, pero es una estructura que ha sufrido bastante», apostilla Rodríguez. Los expertos han recurrido a un proyecto antiguo del ex arquitecto de Toledo Ignacio Álvarez para guiar la consolidación y el rellenado de juntas.

AL MENOS DEL SIGLO XIII. Los expertos han datado elementos de la torre de Malamoneda entre finales del siglo XIII y el XIV; por entonces, debido al matacán (obra voladiza en lo alto de un muro, de una torre o de una puerta fortificada para observar y hostilizar al enemigo), estaba construida ya.

La torre presenta un aspecto más calamitoso que el castillo localizado en el mismo paraje de Malamoneda, por lo que la primera intervención debe orientarse al arreglo de esta estructura.

Según destaca la Diputación Provincial, el paraje de Malamoneda presenta vestigios de asentamientos de la época romana, visigoda, árabe y de la reconquista. Estos restos hacen sospechar de la existencia de un municipio romano. El antiguo nombre del lugar se desconoce, así como su actividad y función. Sin embargo, señala, no hay duda de que se trataba de un importante asentamiento en la época romana, probablemente alrededor de una gran vicus (barrio o pequeña aglomeración urbana).

 

FUENTE: La Tribuna de Toledo